ARTÍCULOS


Problemas planteados por los rezos musulmanes en la calle

SAMI ALDEEB · TEXTO



Los rezos en la calle plantean muchos problemas:


- La calle pertenece a todos y no debe ser monopolizada por una persona o un grupo, a menos que haya una autorización previa de las autoridades.


- Estas autoridades no deben tolerar en ningún caso comportamientos susceptibles de convertirse en costumbres, que serán difíciles de prohibir en el futuro, como ocurre en las calles de París y otros lugares. Al hacer la vista gorda ante tales comportamientos, se anima a otros a adoptarlos y pueden volverse molestos para el público, que podría reaccionar violentamente.


- Hay lugares previstos para cada tipo de actividad. Hay sitios para hacer las necesidades naturales, otros para nadar, otros para conducir un automóvil, otros para relajarse, otros para enterrar a los muertos, otros para rezar, etc. Utilizar un lugar para una actividad a la que no está destinado es contrario al orden público. Por ejemplo, imaginemos a alguien haciendo sus necesidades naturales en la plaza pública.


- El Estado no debe alentar la hipocresía y las prácticas sectarias. Hace dos mil años, Cristo dijo:


"Cuando recéis, no hagáis como los hipócritas, que son amigos de rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas, para exhibirse ante la gente. Ya han cobrado su recompensa, os lo aseguro. Tú, en cambio, cuando quieras rezar, entra en tu cuarto, echa la llave y rézale a tu Padre que está en lo escondido; y tu Padre, que ve lo escondido, te recompensará" (Evangelio de Mateo 6,5-6).


- El contenido de los rezos musulmanes es contrario a las normas suizas. El musulmán debe recitar en los rezos 17 veces al día el siguiente capítulo del Corán:


"En el nombre de Dios, el compasivo, el misericordioso. Alabado sea Dios, el Señor de los mundos, el compasivo, el misericordioso, soberano en el día del juicio. A ti te adoramos y a ti te pedimos ayuda. Dirígenos por el camino recto, el camino de aquellos que tú has agraciado, no el camino de aquellos que incurren en la ira, ni el camino de los extraviados."


Según casi todos los exegetas, los que incurren en la ira son los judíos y los extraviados son los cristianos (véase mi libro: La fatiha y la cultura del odio). A todas luces,  esta oración va en contra del artículo 261 bis del Código Penal suizo, que dispone:


"Aquel que, públicamente, haya incitado al odio o la discriminación hacia una persona o grupo de personas en razón de su pertenencia racial, étnica o religiosa;


aquel que, públicamente, haya propagado una ideología dirigida a rebajar o denigrar de manera sistemática a los miembros de una raza, una etnia o una religión;


aquel que, con el mismo propósito, haya organizado o alentado acciones de propaganda o ha participado en ellas;


aquel que, públicamente, por medio de la palabra, la escritura, la imagen, el gesto, por vías de hecho o de cualquier otra manera, haya rebajado o discriminado de una forma que atente a la dignidad humana de una persona o un grupo de personas en razón de su raza, su pertenencia étnica o su religión, o quienes, por la misma razón, niegue, minimice groseramente o busque justificar un genocidio u otros crímenes contra la humanidad;


aquel que haya rehusado a una persona o un grupo de personas, en razón de su pertenencia racial, étnica o religiosa, una prestación destinada al uso público,


será castigado con una pena de privación de libertad de hasta tres años o una pena pecuniaria."



FUENTE