ARTÍCULOS


El fracaso de Estados Unidos en Afganistán valida las enseñanzas yihadistas del Corán

RAYMOND IBRAHIM · TEXTO





Si bien debería ser obvio que la victoria de los talibanes en Afganistán ha envalentonado a un sinfín de musulmanes de ideas afines (léase: "radicales"), pocos en Occidente se dan cuenta de cómo se está utilizando este episodio, especialmente la desastrosa retirada de Estados Unidos bajo Biden, para validar el Corán mismo, y así reavivar el celo musulmán y la fe en el islam.


Desde el 15 de agosto de 2021, cuando los talibanes reconquistaron Afganistán, cada vez que veía un programa en árabe o hablaba un jeque, citaban varios versículos del Corán como "prueba" de que era inevitable, sólo cuestión de tiempo, que Estados Unidos fuera humillado y los talibanes exaltados.


Consideremos, como ejemplo, las palabras del popular jeque Wagdi Ghoneim. Es un erudito egipcio del islam y miembro de la Hermandad Musulmana, conocido por emitir fetuas violentas contra Israel e incitar al odio contra otros "infieles" (incluso amenazando con un genocidio a la minoría cristiana nativa de Egipto, los coptos). Con tales "credenciales", no debería sorprender que una vez ejerciera como imán del Instituto Islámico del Condado de Orange, California, y fuera recaudador de fondos para la organización benéfica de Toledo, en Ohio, llamada KindHearts (un frente de Hamás).


El 15 de agosto de 2021, este Ghoneim ofreció un discurso de "victoria" que, al menos cuando se publica este artículo, todavía aparece en YouTube, y cuyo título se traduce: "Alahú Akbar. La victoria de los talibanes representa el poder de la yihad en el camino de Alá". Comenzó su charla citando el Corán en lo referente a las virtudes de la yihad, por ejemplo:


"¡Vosotros que habéis creído! Temed a Dios, buscad el medio de ir hacia él, y haced la yihad en su camino. Quizá tengáis éxito" (Corán 5,35).


"Movilizaos, ya os resulte fácil o difícil, y haced la yihad con vuestras fortunas y vuestras personas en el camino de Dios. Esto es mejor para vosotros" (Corán 9,41).


Habiendo establecido el marco doctrinal para la yihad, Ghoneim pasó a su aspecto más importante, la perseverancia: "Los talibanes perseveraron en su yihad durante 20 años", subrayó. "Esto no es un problema, ¿qué son 20 años en el contexto de la historia? ¿Quién dijo que [el resultado de] la yihad es instantáneo? ¡No! ¡Requiere paciencia y tiempo!"


De hecho, la paciencia y la perseverancia en la yihad fue su punto principal, por no mencionar la gran lección que se saca de Afganistán para todos los musulmanes. Alá es quien decreta cuándo ha de triunfar la yihad; para los musulmanes, el deber de cada día es simplemente llevarla adelante siempre. Si lo hacen, Alá, según su palabra, los bendecirá con la victoria finalmente.


Entre los versículos del Corán que apoyan esto, citados por Ghoneim, están estos:


"Os pondremos a prueba para saber quienes son los combatientes [yihadistas] entre vosotros y los que permanecen firmes y cómo os comportáis" (Corán 47,31).


"¿Habéis pensado que entraréis en el paraíso sin que Dios sepa quiénes de vosotros han hecho la yihad, y quiénes han aguantado?" (Corán 3,142).


"¡Vosotros que habéis creído! Aguantad pacientemente, perseverad, permaneced alerta y temed a Dios. Quizá tengáis éxito" (Corán 3,200).


Curiosamente, la frase "permanecer alerta" en Corán 3,200 significa literalmente "efectuar la ribat", es decir, mantenerse en la zona fronteriza, desde donde se debe acosar a los infieles, incluyendo tácticas de guerrilla, precisamente lo que hicieron los talibanes.


Por último, Ghoneim aludió a las palabras de Alá respecto a los infieles, especialmente aquellos que tratan de impedir que los musulmanes lleven a cabo la yihad y apliquen la saría. Citó Corán 8,36: "Los que no creen gastan sus fortunas para apartaros del camino de Dios [la yihad]. Las gastarán, luego se arrepentirán, luego serán derrotados. Y los que no creen serán arrastrados el infierno"


Como muchos otros clérigos y dirigentes musulmanes han hecho, están haciendo y harán en los próximos años, Ghoneim procedió a exponer cómo ese versículo del Corán en particular predecía la derrota de Estados Unidos, es decir, siempre que haya musulmanes dispuestos a perseverar en la yihad, como los talibanes. En un momento dado, se permitió regoderse sin disimulo: "¡Mirad cuánto han perdido en forma de muertos y heridos, y los billones de dólares perdidos! ... ¡Ya lo veis, han perdido billones!"


Debido a que Ghoneim grabó este vídeo el 15 de agosto, cuando aún se desconocía que habían caído en manos de los talibanes armas estadounidenses por valor de miles de millones de dólares, no lo mencionó, aunque muchos otros clérigos lo han hecho desde entonces, citándolo como prueba de cómo Dios bendice a sus siervos yihadistas, mientras humilla a sus enemigos infieles.


En cualquier caso, la lección que millones de musulmanes de todo el mundo aprenden de lo ocurrido en Afganistán es que la perseverancia en la yihad y la paciencia dan sus frutos, tal como afirma el Corán. Dicho de otra manera, el papel desempeñado tanto por los talibanes como por los Estados Unidos viene a confirmar para los musulmanes las verdades del Corán, en particular, que la perseverancia en la yihad conduce a la victoria siempre y deja a los infieles quebrantados, aunque eso lleve años y décadas.


"Por tanto, gracias a Alá", concluyó Ghoneim, "porque ellos [los talibanes] fueron pacientes y firmes, y Alá los recompensó con la victoria sobre las naciones infieles". Terminó suplicando a Alá que permita que la umma, el mundo musulmán entero, aprenda de los talibanes, de "esos héroes que han levantado todas nuestras cabezas en alto y han hecho agacharse vergonzosamente las cabezas de los infieles".


Ante esto, lo que cabe esperar, en el futuro previsible, es que aumente entre los musulmanes un compromiso renovado e inquebrantable con la yihad, en todas sus manifestaciones, violentas y no violentas.



FUENTE