ARTÍCULOS


El ‘Vaticano’ musulmán abre la veda contra todos los israelíes

RAYMOND IBRAHIM · TEXTO






Los más de 1.400 israelíes que fueron brutalmente masacrados por Hamás el 7 de octubre de 2023 tienen lo que se merecen, según la universidad más prestigiosa del mundo musulmán, Al-Azhar, situada en El Cairo.


Una fetua, o decreto autorizado, emitido el 19 de octubre de 2023 por el departamento de fetuas de Al-Azhar, afirma que


"El término 'civiles' no se aplica a los colonos sionistas de la tierra ocupada. Por el contrario, son ocupantes de la tierra, usurpadores de derechos, desviadores del camino recto encarnado por los profetas, y despreciadores flagrantes de la santidad de la ciudad histórica de Jerusalén, que engloba el respetable patrimonio islámico y cristiano de la ciudad de Jerusalén."


Huelga decir que la última parte sobre el "respetable patrimonio cristiano" se incluyó por motivos de relaciones públicas. En el propio territorio nativo de Al-Azhar, Egipto, el patrimonio cristiano copto autóctono y antiguo dista mucho de ser respetado, a menudo gracias a las propias enseñanzas de Al-Azhar.


Pero el punto principal de la fetua parece bastante claro: dado que toda la nación de Israel es vista como un ocupante ilegal de la tierra "palestina" –o más concretamente, musulmana–, ni un solo israelí puede, según los expertos en ley islámica de Al-Azhar, ser visto como un "civil". Todos ellos –incluidos los 1.400 israelíes masacrados el 7 de octubre– deben ser considerados combatientes enemigos y tratados en consecuencia.


Sin duda, la fetua tiene cuidado de mencionar sólo a los "colonos", pero esto parece ser un poco de tawriya para engañar a los infieles, ya que prácticamente todos los musulmanes entenderán que esta sentencia se aplica a todos y cada uno de los ciudadanos israelíes, ya que todo el Estado de Israel es ampliamente considerado como ocupante de tierras musulmanas.


Por un lado, esto puede parecer sorprendente. Al-Azhar, después de todo, es aclamada regularmente –incluso en Occidente– como la universidad musulmana más prestigiosa del mundo. En 2009, Barack Obama la eligió para pronunciar un discurso ante el mundo musulmán. De la universidad islámica dijo


"Durante más de mil años, Al-Azhar se ha erigido en faro del aprendizaje islámico... Como estudiante de historia, también conozco la deuda de la civilización con el islam. Fue el islam –en lugares como la Universidad de Al-Azhar– el que llevó la luz del saber a lo largo de tantos siglos, allanando el camino para el Renacimiento y la Ilustración en Europa."


Así pues, la universidad musulmana que prácticamente acaba de legitimar el asesinato de todo israelí como combatiente enemigo, es también, según este "estudiante de historia", la misma universidad que "allanó el camino para el Renacimiento y la Ilustración de Europa".


Por otra parte, nada de esto es chocante, incluidas las absurdas observaciones de Obama. Al-Azhar es, en efecto, la escuela más prestigiosa del mundo musulmán, pero eso se debe precisamente a que trata todas las ramas del estudio islámico con seriedad y cuidado. No enseña un islam políticamente correcto o "progresista", sino un islam auténtico. Por ello, no pocos musulmanes, incluidos antiguos alumnos, la acusan de promover el mismo tipo de islam que los grupos terroristas como Estado Islámico.


Por ejemplo, tras preguntársele por qué Al-Azhar, que tiene por costumbre denunciar a los pensadores laicos como no islámicos, se negó a denunciar al Estado Islámico como no islámico, el jeque Muhammad Abdullah Nasr dijo:


"No puedo [condenar al Estado Islámico como no islámico]. El Estado Islámico es un subproducto de los programas de Al-Azhar. Entonces, ¿puede Al-Azhar denunciarse a sí misma como no islámica? Al-Azhar dice que debe haber un califato y que es una obligación para el mundo musulmán [establecerlo]. Al-Azhar enseña la ley de la apostasía y el asesinato del apóstata. Al-Azhar es hostil hacia las minorías religiosas y enseña cosas como no construir iglesias, etc. Al-Azhar defiende la institución de la yizia [extracción de tributos de las minorías religiosas]. Al-Azhar enseña a lapidar a la gente. Entonces, ¿puede Al-Azhar denunciarse a sí misma como no islámica?"


Del mismo modo, al hablar de cómo el Estado Islámico quemó vivas a algunas de sus víctimas –la más notoria, un piloto jordano–, el periodista egipcio Yusuf al-Husayni señaló que "el Estado Islámico sólo hace lo que enseña Al-Azhar". Luego señaló un texto estándar (de Ibn Kathir) utilizado por Al-Azhar que ensalza las hazañas –o más bien las atrocidades, incluida la quema de infieles vivos– en las que se involucraron los primeros héroes del islam.


Basta con mirar al jefe de Al-Azhar –su Gran Imán, el jeque Ahmed Al-Tayeb, nombrado en una ocasión el "musulmán más influyente del mundo"– para comprender de qué va la universidad. Aunque a Occidente le dice una cosa –a saber, lo que quiere oír sobre "tolerancia" y "coexistencia"–, en árabe legitima prácticamente todo lo que en Occidente se considera producto del pensamiento "radical", incluido el castigo de apóstatas y blasfemos, y el estatus inferior de las mujeres y las minorías religiosas. También ha declarado que los cristianos y los judíos son "infieles" –una clasificación bastante mortífera en el islam– y ha pedido a los musulmanes de Occidente que no se asimilen, sino que mantengan su islam en sus "corazones".


Nada de esto importa realmente, por supuesto. Al igual que Obama elogió a Al-Azhar, otros líderes occidentales, como el papa Francisco, toman al Gran Imán de la universidad, al-Tayeb, como confidente y consejero de confianza.


Según, por ejemplo, una de sus muchas declaraciones conjuntas:


"En nombre de Dios... Al-Azhar al-Sharif [el Noble] y los musulmanes de Oriente y Occidente, junto con la Iglesia católica y los católicos de Oriente y Occidente, declaran la adopción de una cultura de diálogo como camino; la cooperación mutua como código de conducta; la comprensión recíproca como método y norma."


En resumen, la principal universidad musulmana del mundo acaba de decretar que ningún israelí es un civil, sino un "ocupante" (según la definición musulmana), que todos son combatientes enemigos, que deben ser tratados como lo fueron el 7 de octubre, mientras que Occidente sólo ofrece elogios y amistad a esta misma entidad islámica.



FUENTE