ESTUDIOS



Los ‘sin religión’ ¿constituyen la nueva religión?

ANNE-LAURE ZWILLING



El aumento del número de personas que se declaran sin religión y la diversidad de este grupo interrogan a los expertos


En los países donde se pide a los ciudadanos que indiquen su religión en los censos, o en las encuestas que preguntan por la afiliación religiosa, durante mucho tiempo ha sido común proponer una lista de posibles contestaciones, con un último ítem que decía "ninguno de los anteriores".

De ahí que se llegara a designar como "ningunos" a quienes no declaraban afiliación religiosa. Es decir, los "sin religión".

Este grupo ha sido durante mucho tiempo un poco abandonado por los sociólogos de las religiones. Primero, porque el número de "sin religión" era, hasta los años 1970 más o menos, no muy alto, pero también porque estos sociólogos estaban principalmente interesados en las creencias, y los sin religión parecían ser un grupo de personas sin convicciones. Hasta hace poco, este grupo se concebía como un vacío: era el grupo de aquellos que estaban "sin" religión, que "no tenían" creencias, que "no eran" miembros de una iglesia. En resumen, se pensó en negativo, en relación con la afiliación religiosa: el término "no religión" se refiere entonces a todo lo que no sea "religioso".

Dos elementos han hecho que los investigadores se interesen más por estos "no religiosos": el aumento del número de personas que se declaran sin religión (más del 23%, de promedio, declararon que no pertenecían a ninguna religión en la encuesta de la Unión Europea realizada en 2008), y también la consideración cada vez mayor de la diversidad de este grupo.


La religión, un conjunto de elementos

Cuando uno se interesa por la religión de la gente, ve que tiene que tener en cuenta un conjunto de elementos. Según el lugar y el tiempo, los sociólogos fueron incluyendo en esta definición las convicciones, las visiones del mundo, las prácticas religiosas individuales y colectivas, la implicación en actividades relacionadas con la religión, o incluso lo que las personas dicen de sí mismas. Expresado en términos más técnicos: las creencias, los dogmas, las prácticas y los rituales, la militancia, la autodefinición.

Si bien es cierto que estos diferentes elementos están a menudo vinculados, hay cada vez más a menudo variaciones importantes: uno puede ser muy practicante sin tener convicciones muy fuertes, uno puede estar muy comprometido sin ser practicante, etc. Así, nos encontraremos con más y más frecuencia a tal persona que dice que es cristiano, pero no bautizado, muy comprometido en su parroquia pero que no está seguro de la existencia de Dios; o bien otro convencido de que Dios existe y que reza con regularidad, pero no pertenece a ningún grupo religioso.

En Francia, por ejemplo, según una encuesta de Ipsos de 2010, el 2% de los no creyentes afirman que leen la Biblia al menos una vez a la semana. También hemos conocido recientemente el manifiesto de Hendrikse Klaas, un "pastor ateo": Creer en un Dios que no existe.

En la religión, existen todas las modalidades combinatorias de esas diferentes dimensiones existen, pero en la no religión encontramos las mismas variaciones. Esto, en última instancia, hace de la no religión un grupo no homogéneo y mal conocido. Por esta razón, la no religión fue el tema principal del coloquio anual de nuestra red de investigación sobre las religiones en Europa y más allá, EUREL.

 

Un amplio abanico de visiones del mundo


Al igual que la religión, la no religión incluye una amplia gama de visiones del mundo, incluyendo a los nuevos ateos que "militan" contra la religión, así como a las personas que dicen que uno no puede saber nada acerca de la existencia o la no existencia de Dios (los agnósticos), pero que pueden ser practicantes, y hasta personas totalmente indiferentes hacia la religión y la religiosidad.

Sin embargo, la mayoría de las veces la no religión tiende a formarse en relación, en oposición y en diferentes diálogos con las formas dominantes de religión. Como resultado, también adoptarán formas diferentes. Del mismo modo, el lugar que la sociedad otorga a la religión va a influir en la forma en que se expresa la no religión.

En algunos países como Francia o España, por ejemplo, la no religión puede ser una forma de combate contra la dominación de un grupo religioso muy fuertemente presente, por lo que es bastante militante. En otras sociedades, más indiferentes en el plano religioso (como en el Reino Unido actualmente), esta es casi la posición "por defecto".

 

 

Una mayoría silenciosa

En muchas sociedades europeas, el grupo de los no religiosos se está convirtiendo en una mayoría. Esta mayoría es a menudo silenciosa, ya que rara vez se trata de grupos organizados, y que hay muy pocas reivindicaciones colectivas.

Así, en 2016, Linda Woodhead indicó que, en el Reino Unido, la "no religión" es la nueva religión.

Esta afirmación se hace realidad también en Francia, un país que ocupa el cuarto puesto por la importancia del ateísmo, con el 29% de las personas que se declaran "ateos convencidos", y donde se ha registrado, entre 2005 y 2010, una disminución del 21% en el número de personas que dicen religiosas, según una encuesta RedGallup de 2012.

Algunos investigadores también creen que puede haber una proporción significativa de "no religiosos" entre las personas que declaran pertenecer a una religión mayoritaria históricamente bien establecida, como la Iglesia luterana en los países escandinavos, o la Iglesia católica en Francia, España, o Italia. La politóloga Yann Raison del Cleuziou habla, así, de los "católicos pasajeros" en Francia, en su libro (2014) y el sociólogo Jörg Stolz habla de "alejados" en Suiza, en ¿Quiénes son los católicos hoy?Religión y espiritualidad en la era del ego (2015).

Con todo, sería necesario estudiar esta cuestión más afondo, para determinar hasta qué punto la pertenencia puede ir más allá de la adhesión formal al grupo religioso.

 


Impactos culturales, sociales y… económicos

Nuestro coloquio de Oslo también buscó analizar cómo los diferentes contextos nacionales pueden influir en esta relación con el creer, y sobre todo en qué y cómo el marco social, histórico y cultural de la religión dominante en un espacio geográfico dado contribuye a la "conformación", a la definición de la no religión (véanse las intervenciones de Ethan Quillen o Chris Cotter).

Asimismo, se investiga cómo la no religión incide en la percepción social de la minoría y la mayoría religiosa (como lo explican Cristiana Cianitto y Rossella Bottoni, o también Atko Remmel).

Por otro lado, ¿cuál será el impacto social y cultural de la creciente presencia de estos grupos, como lo analiza Stéphane Papi para Marruecos, por ejemplo? ¿Cómo se manifestará eso según los países?

Algunos, como Jorge Botelho Moniz, se preguntan sobre la relación entre la no religión y la religión: ¿hay diálogo o conflicto entre los dos, y si es así quién habla, y en nombre de quién? Más ampliamente, ¿cómo está representada la no religión en el plano político, cultural y social (véase Anne Lancien, sobre todo), qué lugar puede ocupar y, como subraya Nóra Lengyel, qué influencia puede tener?

Finalmente, la existencia de la no religión tiene también implicaciones jurídicas. En Europa, hay muchos países en los que la afiliación religiosa entraña importancia legal o administrativa. Por ejemplo, esta pertenencia conlleva un impacto sobre los impuestos en Alemania. En varios países, los grupos religiosos con reconocimiento jurídico se benefician de ciertas facilidades financieras o legales.

¿Cómo encaja la no religión en estas configuraciones, por ejemplo, en el caso de Brasil estudiado por André Luiz Pereira Spinieli, o el de Italia descifrado por Francesco Alicino?


Identificar convicciones (no) religiosas

La diversidad del grupo y su aparente falta de visibilidad hacen que sea más difícil de identificar para los investigadores. Entonces es necesario preguntarse cómo estudiarlo y tenerlo en cuenta, por ejemplo, cómo se analiza la población no religiosa en las encuestas, cómo se expone en las estadísticas sobre afiliación religiosa, y si hay tal vez zonas de sombra, lugares inexplorados. Esto es en particular lo que exploran Teemu Taira, Tatiana Podolinska y Juraj Majo o Sivert Urstad.

En sentido inverso, el estudio de la no religión cuestiona la forma en que se captan y definen las modalidades de afiliación religiosa (véanse los trabajos de Sofía Nikitaki o Timothy Stacey).

En definitiva, ni el "creer", ni el "no creer" son fáciles de medir con las encuestas.

El coloquio Conformación de la no religión en la sociedad posmoderna, perspectivas institucionales y jurídicas, coorganizado por EUREL y el proyecto "Good Protestant, Bad Religion? Formatting Religion in Modern Society" (GOBA) de la Universidad de Oslo, se celebró en Oslo los días 26 y 27 de septiembre de 2018.

 

FUENTE