ESTUDIOS


La Biblia y el Corán comparados

CHRISTINE SCHIRRMACHER · TEXTO





¿Cristianos y musulmanes creen en el mismo Dios? ¿Es el Alá del Corán el mismo Dios mencionado en el Antiguo y el Nuevo Testamento?


Quienes abogan por el diálogo entre musulmanes y cristianos señalan que las dos religiones tienen las mismas raíces: ambas reverencian a Abrahán y lo consideran su antepasado. El Corán, como la Biblia, cuenta la historia del pecado de Adán y su mujer en el paraíso, así como la de Moisés y el cruce del Mar Rojo. El Corán, como la Biblia, habla de Jesús, María y Juan Bautista. Sin embargo, a pesar de las semejanzas, las personas y los eventos no tienen ni el mismo contenido, ni el mismo significado. Examinemos las semejanzas y diferencias más notables entre la Biblia y el Corán, entre el credo cristiano y el musulmán.


DIOS


Cristianos y musulmanes creen en un solo Dios, creador del cielo y de la tierra, y de todos los seres humanos, que ha revelado su voluntad en un libro sagrado. El día del juicio, al final de los tiempos, Dios llamará a todos a rendir cuentas.

Corán

Biblia

1. Alá es el creador del universo y de cada hombre, pero es absolutamente trascendente, es decir, separado de la creación. No hay ningún vínculo entre el creador y la creación (Corán 55,1-78; 6,100-101).

1. Dios creó al hombre a su imagen y lo hizo asociado suyo. Él reveló su naturaleza en su creación. Jesús es el puente que conecta a Dios con el hombre (Juan 1,1-2).

2. Alá no tiene hijos. Jesús no puede ser adorado como Dios. Creer en la Trinidad es ser politeísta. Adorar a más de un dios es el peor pecado para el islam; no hay peor pecado para el islam; no se puede perdonar, ya que hay un solo Dios (Alá significa "el Dios" o "la diosa") (Corán 5,72-73; 4,171-172).

2. Jesucristo es el Hijo único de Dios. Jesús vino a la tierra como ser humano siendo Dios. El Padre, el Hijo y el Espíritu son un solo Dios trino (Juan 1,1-2).

3. Alá no es el padre de Jesucristo. Él es el Dios omnipotente y misericordioso. El Corán acusa a los cristianos de adorar a tres dioses: Dios, Jesús y María. Esta es sin duda la concepción de la Trinidad descrita por los cristianos de su tiempo (Corán 9,30-31).

3. Dios es el Padre de Jesucristo y el Padre de sus hijos. (Romanos 8,15-17). La Trinidad está compuesta por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. María era un simple ser humano y no forma parte de la Trinidad (Mateo 28,19).


JESÚS


El Corán y la Biblia nos enseñan que Jesús fue enviado por Dios a Israel. Ambos lo llaman "Cristo". Nació de la Virgen María, llamó a la fe a los israelitas, ascendió al cielo y volverá a la tierra al final de los tiempos.

Corán

Biblia

1. Jesús fue creado por Alá, por su palabra ("¡Sé!"), e implantado en María por el poder de Dios. No es más que un ser humano (Corán 3,59; 5,75; 5,116-117).

1. Jesús fue concebido por el Espíritu Santo en María. Era, en una sola persona, verdadero ser humano y verdadero Dios al mismo tiempo (Lucas 1,35).

2. Jesús fue uno de los profetas más importantes de la historia, pero Mahoma es el último profeta, el "sello de los profetas" (Corán 33,40; 6,16). La venida de Mahoma está anunciada ya en el Antiguo Testamento por Moisés e Isaías. En el Nuevo Testamento, el mismo Jesús anuncia a Mahoma (Corán 2,57ss; 7,157).

2. Jesús entró en el mundo como el Salvador y Redentor anunciado en el Antiguo Testamento. Como Hijo de Dios, es superior a los demás profetas, y anunció la venida del Espíritu Santo como consejero (Juan 14,16). Mahoma no está anunciado en la Biblia y no cumple las condiciones bíblicas exigidas para ser profeta de Dios (Hechos 10,43).

3. Jesús no fue crucificado y no ha resucitado. La crucifixión habría sido un fracaso humillante para Jesús. Incluso si hubiera muerto en la cruz, no podría haber traído la redención a la humanidad. El Corán no es claro sobre el final de la vida de Jesús. Sin duda Alá lo llevó al cielo frente a sus enemigos. Según esto, algún otro fue crucificado en lugar de Jesús (Corán 4,157-158).

3. Jesús murió en la cruz según la voluntad de su Padre. Fue sepultado y resucitó de entre los muertos al tercer día. Así consiguió la victoria sobre el pecado y la muerte; es él, representante de la humanidad, quien ha llevado a cabo la redención (1 Pedro 1,18-19).


EL PECADO, LA FE Y EL PERDÓN


Tanto el Corán como la Biblia subrayan que la voluntad de Dios es que los hombres crean en él y vivan según sus mandamientos. Quien los transgrede y peca solo puede ser perdonado por la misericordia de Dios. Tanto el Corán como la Biblia prometen la vida eterna a quienes creen.

Corán

Biblia

1. Adán pecó en el paraíso al comer el fruto prohibido, pero el hombre no fue privado de la comunión con Alá por esta transgresión. Para el islam no hay ni caída ni pecado original (Corán 2,35-39).

1. Adán quebrantó el mandato de Dios al comer el fruto prohibido. Al hacerlo, trajo sobre todos los hombres el pecado, la muerte y la separación de Dios. La reconciliación con Dios solo es posible por la muerte de Jesús (2 Corintios 5,18-19; Romanos 3,20).

2. El hombre siempre puede elegir entre hacer el bien o hacer el mal. Puede complacer a Alá obedeciendo sus mandamientos y realizando buenas obras. Si quebranta los mandamientos, esto no afecta verdaderamente a Alá, ya que el hombre peca ante todo contra sí mismo (Corán 7,19-25; 7,23).

2. La naturaleza del hombre está corrompida desde la caída. No puede hacer nada para expiar sus faltas. Si trata de guardar la Ley de Dios, solo se hundirá más en el pecado. Cada uno de sus pecados está dirigido siempre contra Dios (Romanos 3,10-12.20; Salmo 51,6).

3. La fe es creer que Dios existe, serle agradecido y obedecer sus mandamientos (Corán 2,177).

3. La fe es reconocer la propia situación de pecado y la propia condenación, aceptar la redención en Jesucristo y vivir según los mandamientos de Dios por la fuerza del Espíritu Santo (Hechos 9,1-18).

4. El pecador que se arrepiente espera obtener el perdón de Alá. El Corán a menudo alaba la misericordia y la gracia de Alá, pero el pecador no sabe en ningún caso si recibirá o no el perdón. No tiene certeza, en la vida presente, de ir al paraíso después de su muerte. Alá es demasiado omnipotente para que el hombre pueda determinar con certeza su comportamiento hacia los hombres (Corán 7,156; 3,31).

4. El pecador que se arrepiente tiene la certeza de que Dios le concede su perdón, puesto que Dios, en su Palabra, ha prometido hacerlo (1 Juan 1,9). Cualquiera que se acoja a la muerte de Jesús y acepte su perdón tiene la seguridad de la vida eterna (Juan 1,12; 1 Juan 3,1).


LA PALABRA DE DIOS - EL ESPÍRITU SANTO


Musulmanes y cristianos creen que la Palabra eterna de Dios es auténtica y se ha revelado en su libro sagrado. La Palabra de Dios nos dice cómo ha intervenido Dios en la historia humana. La Palabra de Dios nos indica hoy cómo orientar nuestra vida y nuestra fe. La revelación de Dios a los hombres se ha hecho por la acción del Espíritu.

Corán

Biblia

1. El Corán es la palabra de Alá, pura e inalterada, copia auténtica de la revelación celestial original. A diferencia del Corán, el Antiguo y el Nuevo Testamento se han corrompido con el tiempo. El Corán rectifica el Antiguo y el Nuevo Testamento allí donde difieren de él (Corán 2,2; 2,97-98; 43,2-4; 2,83).

1. La Biblia es con seguridad la Palabra de Dios. El Espíritu Santo presidió su redacción. La Biblia no puede ser objeto de correcciones. Sigue siendo la Palabra de Dios inmutable por la eternidad (Apocalipsis 22,18).

2. El Corán fue revelado directamente a Mahoma por el ángel Gabriel. La personalidad del propio Mahoma no tuvo ningún papel, lo que garantiza la autenticidad del Corán (Corán 26,192-194).

2. Distintas personas fueron inspiradas por el Espíritu Santo, de modo que la Biblia refleja sus caracteres particulares. La personalidad de los autores bíblicos es evidente en cada uno de los libros (2 Timoteo 3,16).

3. El Espíritu de Dios actuaba en la revelación de las Escrituras que fueron comunicadas a individuos elegidos a lo largo de la historia (la Torá a Moisés, los Salmos a David, el Evangelio a Jesús y el Corán a Mahoma) (Corán 16,102). Algunos individuos (por ejemplo, Jesús) estuvieron llenos de la fuerza del Espíritu (Corán 2,87; 5,110), pero el Espíritu fortalece también a los creyentes (Corán 58,22).

3. La persona del Espíritu Santo es Dios mismo y forma parte de la Trinidad. El Espíritu convence a los hombres de pecado y culpa. Vino en Pentecostés. Él otorga dones espirituales a los creyentes y produce fruto en ellos (Génesis 1,26; Juan 14,16; Gálatas 5,22).


CONCLUSIÓN


El islam y el cristianismo tienen varios puntos en común: Dios, el Creador, el juicio final, la vida eterna y la muerte eterna. Algunos personajes del Antiguo Testamento como Adán, Noé, Abrahán, Moisés, David y Jonás están presentes igualmente en el Corán. Incluso Jesús y el Espíritu Santo se mencionan en el libro sagrado de los musulmanes. Jesucristo es llamado "Palabra de Dios", "Espíritu de Dios" y "Mesías". Sin embargo, señalar estas semejanzas solo proporciona una comprensión superficial de las dos religiones. Es sobre todo con respecto a la persona de Jesucristo donde se encuentran las diferencias más importantes entre el Corán y la Biblia.


Según el testimonio bíblico, Jesucristo no fue solo un profeta, sino también el Hijo único de Dios, mientras que el Corán niega explícitamente la filiación de Jesús. Mientras que el Antiguo y el Nuevo Testamento afirman que el sufrimiento y la muerte de Jesús en la cruz eran necesarios para redimir a los afectados por el pecado original, el Corán no solo rechaza la crucifixión de Jesús, sino también el pecado original y la necesidad de la redención. La crucifixión, la redención, la filiación de Cristo y la Trinidad, que son los pilares de la dogmática bíblica, constituyen para el Corán las aberraciones del cristianismo y, más aún, son blasfemias.


Mientras que, según el testimonio bíblico, solo aquellos que creen en Jesucristo, Hijo de Dios, y que aceptan su sacrificio expiatorio en la cruz heredarán la vida eterna, el Corán afirma claramente que solo aquellos que creen que Mahoma fue el último profeta de Dios y que el Corán es la pura verdad heredarán la vida eterna. Para los musulmanes, los cristianos con su doctrina de la Santísima Trinidad (que, según el Corán, incluiría al Padre, al Hijo y a María) cometen el más grave de los pecados: el de politeísmo. Estas diferencias teológicas fundamentales entre el Corán y la Biblia dejan bien claro que el creador omnipotente del Corán no puede ser el Dios trino de la Biblia, Padre de Jesucristo.


Christine Schirrmacher, Doctora en Filosofía, enseña islamología en la Universidad de Bonn. Es autora de una introducción al islam en dos volúmenes.


FUENTE