ESTUDIOS


El Corán, una obra en borrador escrita por... ¡un rabino!

SAMI ALDEEB · TEXTO





Por todas partes, algunos no dejan de alabar al Corán... palabra de Dios "revelada" a Mahoma, y de recordar que Dios dice esto y aquello en el Corán... A fuerza de repetir estas ideas, la gente terminará por creer que el Corán ha bajado del cielo y que se trata de un libro perfecto.


Personalmente, yo solo he visto dos cosas bajar del cielo: la lluvia y los meteoritos. Y si alguien ha visto al Corán bajar del cielo, probablemente es porque alguien lo ha tirado por la ventana de un avión. Entonces, ¿quién escribió el Corán? ¿Y qué hay de su pretendida perfección?


https://www.dailymotion.com/video/xlfmwg


Para los musulmanes, una de las pruebas de que el Corán bajó del cielo es que Mahoma era analfabeto, por lo que no pudo haberlo escrito o copiado. Este es su argumento, entre otros, pero es discutido por algunos musulmanes.


Cada cual es libre de pensar lo que quiera sobre el autor del Corán, siempre que no se lo imponga a los demás. Personalmente no comparto la creencia musulmana, y reivindico el derecho a tener mi propia idea acerca de esta cuestión... sin imponérsela a nadie. Después de esta advertencia preliminar, deseo expresar lo que yo pienso.


Quienquiera que lea el Corán y trate de compararlo con otros escritos judíos y cristianos, tanto reconocidos como apócrifos, descubre fácilmente que hay muchos pasajes coránicos que están tomados de estos escritos. Por lo tanto, podemos decir que el que escribió el Corán tenía acceso a estos escritos, en su mayoría de origen judío. Era alguien que pertenecía a las "gentes del libro", se había formado en sus escuelas y frecuentaba sus bibliotecas. Y es muy poco probable que Mahoma tuviera tal formación y tal acceso a los escritos judíos. Por tanto, con seguridad no es Mahoma quien escribió el Corán. Y en este caso, el autor del Corán debe ser una persona distinta de Mahoma. Lo más probable es que el autor del Corán fuera un rabino judío convertido a una secta cristiana.


Evidentemente, los musulmanes no pueden admitir esta teoría por mucho que salte a la vista. Podemos observar que Hamidullah, en su traducción del Corán publicada en París, incluyó referencias a escritos judíos y cristianos. Pero cuando Arabia Saudí reeditó su traducción (retocada), estas referencias simplemente fueron suprimidas (esta edición es la que distribuyen gratuitamente Arabia Saudí y los centros islámicos en Suiza y otros lugares). Del mismo modo, Denise Masson incluyó en su traducción del Corán publicada en París numerosas referencias a escritos judíos y cristianos. Pero cuando su traducción se volvió a publicar en Beirut, con la autorización de Al-Azhar, estas referencias desaparecieron por completo.


Para los musulmanes, el Corán es un texto perfecto en su estilo y su contenido. Y es lógico ¡ya que proviene de Dios! Su posición es similar a la de un hombre que nunca había visto a una chica. La primera chica que conoce la toma por una Miss Mundo y pierde la cabeza. Es inútil hacerle razonar. Y si un musulmán se atreviera a poner en cuestión el Corán, sabe que tendrá los peores problemas y que correrá gran riesgo su integridad física. La parálisis intelectual, el lavado de cerebro y el miedo son de tal naturaleza que los musulmanes desde hace catorce siglos no cesan de repetir las mismas estupideces acerca del Corán.


En realidad, el Corán no es un libro, sino un borrador, mal tramado, mal concebido, mal ordenado, mal estructurado, que clasifica sus capítulos por orden de longitud, con algunas excepciones, sin pies ni sin cabeza. Pero no podemos culpar al autor. No tenía los medios técnicos que tenemos hoy ni el apoyo material que le hubiera permitido reorganizar su obra. Si volviera a la vida, suprimiría la mitad descartando las repeticiones inútiles, corregiría los errores gramaticales y, con suerte, sería menos sexista, menos discriminatorio respecto los no musulmanes, menos violento, más humano... y menos fabulador.


Para remediar el desorden del Corán en la medida de lo posible, he elaborado una edición bilingüe en orden cronológico [3ª edición, 2019], que incluye muchas referencias a escritos judíos y cristianos, indicando los versículos abrogados y abrogantes, así como las variantes (más de la mitad de los versículos del Corán presentan variantes, y algunas palabras tienen más de diez variantes, con un significado totalmente diferente). Pero creo que mi trabajo debe ser completado por una comisión que incluya expertos que dominen los idiomas orientales y los escritos judíos, cristianos y otros. Esto prestaría un inmenso servicio a los musulmanes y a la humanidad.



FUENTE



 RELACIONADO


El Coran par ordre chronologique. Introduction



Utmán falsificó el Corán... y Hafs es un mentiroso