ESTUDIOS


Errores lingüísticos en el Corán. 3. Las variantes, o todo es bronca para los árabes

SAMI ALDEEB · TEXTO




Mencionamos en un artículo anterior que los errores lingüísticos en el Corán se dividen en once tipos. Entendemos por errores lingüísticos aquellos que tienen un vínculo con la lengua del Corán, a diferencia de los errores científicos, geográficos o históricos. En este artículo hablamos de las variantes. Si un estudiante da dos respuestas diferentes, suspende el examen. Sin embargo, más de la mitad de los versículos del Corán contienen variantes, y algunas palabras tienen más de diez variantes.

Fuentes islámicas informan de que Omar (muerto en 644) escuchó a alguien recitar la sura 25 de manera diferente a lo que él sabía. Lo llevó al profeta, que los invitó a cada uno a recitar lo que había memorizado, luego dijo que las dos lecturas eran correctas, y agregó que el Corán había sido revelado en siete letras. ¿Pero qué significa siete letras? Hay quienes dicen que el Corán fue revelado en siete versiones correspondientes a los dialectos árabes de las diferentes tribus que hablaban un dialecto distinto del curaisí, la tribu del profeta. Entonces puede decir una cosa y su contraria, y se considerará correcto. Una lógica muy extraña. Si es verdad que el Corán fue revelado en siete versiones, tenemos que admitir que no disponemos más que de una versión del Corán, establecida por el califa Utmán, y las otras han desaparecido. Pero existen muchas variantes respecto a esta versión.



Catorce lecturas diferentes del Corán

Los musulmanes admiten catorce lecturas diferentes del Corán, cada una con una cadena de transmisión vinculada a los compañeros del profeta. La edición más popular, la de Al-Azhar, sigue la lectura de Hafs según la transmisión de Asim, mientras que la edición tunecina sigue la lectura de Nafi según la transmisión de Qalun, y la edición marroquí sigue la lectura de Nafi según la transmisión de Warsh.



Nuestras fuentes

Las diferentes lecturas que mencionamos en las notas están tomadas de lecturas del Corán y de lo que se indica en las exégesis y otras obras islámicas. Para evitar un debate estéril, nos hemos apoyado en tres fuentes fiables y reconocidas por las autoridades religiosas islámicas, a saber:


عمر ومكرم: معجم القراءات القرآنية مع مقدمة في القراءات وأشهر القراءالخطاب: معجم القراءاتالقراءات في موقع مؤسسة آل البيت الملكية للفكر الإسلامي في عمان


Estas tres fuentes indican las variantes para cada palabra según la disposición habitual del Corán y mencionan sus fuentes en los libros antiguos. Por tanto, será fácil para el lector verificarlas. No juzgamos necesario mencionar estos libros antiguos en nuestro libro.


Las variantes son muy numerosas. La primera fuente menciona más de diez mil palabras en el Corán que tienen variantes, y algunas tienen más de diez variantes. Puesto que no es posible indicar todas esas variantes, hemos elegido las más importantes que cambian el sentido, o incluyen una modificación de la vocalización, o suprimen un versículo o una palabra, o agregan otra, o reemplazan una palabra por otra, o un párrafo por otro. Hemos dejado de lado las variantes que fusionan dos palabras en una sola (lo que se llama elisión إِدْغام). Quienes deseen más detalles pueden consultar las tres fuentes citadas más arriba. Aunque nuestra elección es limitada, estas variantes afectan a más de la mitad de los versículos del Corán. Para aligerar nuestra obra en beneficio del lector, hemos dejado de lado las variantes de palabras que se repiten muchas veces.


[Se omite un cuadro en árabe, que se puede consultar en el artículo original.]



Razones para las variantes


Además de las siete "letras", las fuentes islámicas afirman que existen diferentes lecturas del Corán por las siguientes razones:


— Dificultad para leer el texto coránico


El texto coránico sin puntuaciones y sin signos diacríticos se presta a diferentes lecturas. Las variantes resultantes de esta dificultad son muy numerosas. Solo necesitamos mencionar dos ejemplos:


El versículo 5/1,4 de la Fatihah dice:


مَالِكِ يَوْمِ الدِّينِ


El término مَالِكِ se ha leído de otras doce maneras diferentes:


مَلِكَ، مَلِكُ، مَلِكِ، مَلِكًا، مَلْكِ، مَالِكَ، مَلَكَ، مَالِكٌ، مَلَّاك، مِلْكِ، مَلِكِي، مليكِ


El versículo 2/68,42 dice:


يَوْمَ يُكْشَفُ عَنْ سَاقٍ وَيُدْعَوْنَ إِلَى السُّجُودِ فَلَا يَسْتَطِيعُونَ


El término يُكْشَفُ se ha leído de otras seis maneras diferentes:


يَكْشِفُ ، نَكْشِفُ ، يُكْشِفُ ، تُكْشَفُ ، تَكْشِفُ ، تُكْشِفُ


Hemos dedicado un artículo a este tema.



— Exculpar a Dios y a los profetas de ciertas acusaciones. Ejemplos


69/18,80. En cuanto al niño, sus dos progenitores eran creyentes, y temíamos فَخَشِينَا que los abrumara con la transgresión y el descreimiento.


La expresión "temíamos" فَخَشِينَا ha sido reemplazada por "tu Señor sabía" فعلم ربك, al considerar que "temíamos" era un término inapropiado con respecto a Dios.


85/29,2-3. ¿Los humanos piensan que se les dejará decir: "hemos creído" sin que sean probados? Hemos probado a esos antes que a estos. Dios sabrá فلَيَعْلَمَنَّ entonces quienes son los veraces, y sabrá وَلَيَعْلَمَنَّ quienes son los mentirosos.


La expresión "Dios sabrá" فَلَيَعْلَمَنَّ entonces quiénes son los veraces, y sabrá وَلَيَعْلَمَنَّ quiénes son los mentirosos ha sido reemplazada por "Dios informará" فَلَيُعْلِمَنَّ entonces de quiénes son veraces, e informará وَلَيُعْلِمَنَّ de quiénes son los mentirosos, a fin de evitar que se entienda en el sentido de que Dios no lo sabrá hasta después de la prueba, y que antes de la prueba no lo sabía.


112/5,112. [Recuerda] cuando los apóstoles dijeron: "Jesús, hijo de María, ¿puede tu Señor hacer descender un banquete del cielo para nosotros?" هَلْ يَسْتَطِيعُ رَبُّكَ أَنْ يُنَزِّلَ عَلَيْنَا مَائِدَةً Él dijo: "Temed a Dios. Si fuerais creyentes".


La expresión "¿puede tu Señor hacer descender un banquete del cielo para nosotros?" هَلْ يَسْتَطِيعُ رَبُّكَ أَنْ يُنَزِّلَ عَلَيْنَا مَائِدَةً ha sido reemplazada por esta otra: ¿puedes pedirle a tu Señor que haga descender un banquete del cielo para nosotros?" هَلْ تَسْتَطِيعُ رَبُّكَ أَنْ يُنَزِّلَ عَلَيْنَا مَائِدَةً


53/12,81. Volved hacia vuestro padre y decidle: ¡Padre nuestro! Tu hijo ha robado سَرَقَ. Solo testificamos lo que hemos sabido. No éramos los guardianes del secreto.


La expresión "tu hijo ha robado" سَرَقَ ha sido reemplazada por "tu hijo ha sido acusado de robo" سُرِّقَ, porque José como profeta no podía robar.



— Atenuación de texto. Ejemplos


87/2,54. [Recuerda] cuando Moisés le dijo a su pueblo: "¡Pueblo mío! Os habéis oprimido a vosotros mismos al tomar al becerro [por un dios]. Así que volved a vuestro hacedor y mataos a vosotros mismos فَاقْتُلُوا أَنْفُسَكُمْ. Esto es mejor para vosotros ante vuestro hacedor. [Si lo hacéis], volverá a vosotros. Él es indulgente, misericordioso".


La expresión "mataos a vosotros mismos" فَاقْتُلُوا أَنْفُسَكُمْ ha sido reemplazada por "retiraos a vosotros mismos" فَأقِيلُوا أَنْفُسَكُمْ


113/9,119. ¡Vosotros que habéis creído! Temed a Dios. Y estad con los veraces مَعَ الصَّادِقِينَ.


La expresión "estad con los veraces" مَعَ الصَّادِقِينَ ha sido reemplazada por "estad entre los veraces" من الصَّادِقِينَ, porque una persona puede estar con los veraces sin formar parte de ellos.



— Corrección de errores de copia. Ejemplos


112/5,69. Los que han creído, los judíos, los sabeos وَالصَّابِئُونَ, y los nazarenos, quienes [entre ellos] han creído en Dios y en el último día y han hecho una obra buena, ningún temor para ellos, y no serán entristecidos.


El término وَالصَّابِئُونَ es gramaticalmente incorrecto, y ha sido corregido por وَالصَّابِئينَ


92/4,162. Pero aquellos firmes en el conocimiento entre ellos y los creyentes creen en lo que ha descendido hacia ti y en lo que descendió antes de ti. Los que elevan وَالْمُقِيمِينَ el rezo, dan el tributo y creen en Dios y en el último día, a esos les daremos un salario inmenso.


El término وَالْمُقِيمِينَ es gramaticalmente incorrecto, y ha sido corregido por والمقيمون


102/24,27. ¡Vosotros que habéis creído! No entréis en otras casas que no sean vuestras casas más que cuando pidáis autorización تَسْتَأْنِسُوا, y saludéis a sus gentes. Esto es mejor para vosotros. ¡Quizás os acordéis!


El término تَسْتَأْنِسُوا es inapropiado, y ha sido corregido por تَسْتَأْذِنُوا. Nuestra traducción sigue la variante.



— Sustitución de una palabra por un sinónimo más claro. Ejemplos


50/17,93. "Ya tengas una casa guarnecida de adornos زُخْرُفٍ. Ya subas al cielo. Aún así, no creeremos en tu subida hasta que hagas descender sobre nosotros un libro que podamos leer". Di: "¡Mi Señor sea exaltado! ¿No soy solo un humano, un enviado?"


El término "casa guarnecida de adornos" زُخْرُفٍ, de origen griego, ha sido sustituido por el término "casa guarnecida de oro" ذهب


112/5,38. [Se prescribe respecto] al ladrón y la ladrona: a ambos cortadles sus dos manos أَيْدِيَهُمَا, en retribución por lo que han cometido, como intimidación de parte de Dios. Dios es orgulloso, sabio.


Los términos "cortadles sus dos manos" أَيْدِيَهُمَا han sido sustituido por "cortadles sus manos derechas" أيمانهما. En derecho musulmán, se corta la mano derecha del ladrón y, en caso de reincidencia, se le corta el pie izquierdo.



— Adición explicativa. Ejemplos


87/2,196. Cumplid la peregrinación y la visita a Dios. Si sois pobres, haced una ofrenda que [os] sea fácil. No os rasuréis la cabeza hasta que la ofrenda haya llegado a su lugar [de inmolación]. Quien entre vosotros esté enfermo o tenga dolor de cabeza, [deberá] redimirse con un ayuno, una limosna o una libación. Cuando estéis tranquilos, quien haya disfrutado la visita antes de la peregrinación, que haga una ofrenda que [le] sea fácil. Quien no encuentre [deberá] ayunar tres días فَصِيَامُ ثَلَاثَةِ أَيَّامٍ durante la peregrinación, y siete cuando regreséis [a casa]. Esto son diez días completos. Esto para aquel cuya familia no está presente en el Santuario prohibido. Temed a Dios, y sabed que Dios es fuerte en el castigo.


La expresión "quien no encuentre [deberá] ayunar tres días" فَصِيَامُ ثَلَاثَةِ أَيَّامٍ ha sido completada de la siguiente manera: "quien no encuentre [deberá] ayunar tres días consecutivos" فَصِيَامُ ثَلَاثَةِ أَيَّامٍ متتب


87/2,226. Para aquellos que juran abstenerse de sus mujeres, una espera de cuatro meses. Si se arrepienten فَإِنْ فَاؤُوا, Dios es indulgente, misericordioso.


La expresión "si se arrepienten" فَإِنْ فَاؤُوا se ha completado de la siguiente manera: "si se arrepienten allí" فَإِنْ فَاؤُوا فيها. Esto significa que el volverse atrás debe hacerse durante esos cuatro meses.


Los musulmanes aceptan catorce lecturas del Corán con una cadena de transmisión, vinculada en cada caso a un compañero del profeta. La edición más popular de Al-Azhar sigue la lectura de Hafs según fue transmitida por Asim, como ya he dicho, mientras que la edición tunecina sigue la lectura de Nafi según fue transmitida por Qalun, y la edición marroquí sigue la lectura de Nafi según fue transmitida por Warsh. Los exegetas y los juristas han examinado estas diferentes lecturas. Presentamos aquí la opinión de Al-Dhahabi con respecto a ellas:


"Algunas lecturas difieren de otras por la pronunciación y concuerdan en el significado. Así, la lectura de Ibn Masud: 'casa guarnecida de oro' ذهب" explica el término 'adornos' en la célebre lectura: 'Ya tengas una casa guarnecida de adornos' (17,93) زُخْرُفٍ . Y algunas de las lecturas difieren de otras por la pronunciación y  el significado, y una de las dos lecturas aclara lo que significa la otra lectura. Por ejemplo: 'Cuando se llama al rezo el viernes, apresuraos فَاسْعَوْا al recuerdo de Dios' (62,9). Otra lectura lo explica: 'Cuando se llama al rezo el viernes, acudid فامضوا al recuerdo de Dios', porque el término apresurarse significa que hay que ir al rezo corriendo, mientras que el sentido del versículo es simplemente ir al rezo. Algunas lecturas difieren por el aumento y la disminución, y el aumento de una de las dos lecturas explica la lectura sin aumento. Entre el versículo: 'Ningún reproche a vosotros en buscar un favor de vuestro Señor' (2,198) تَبْتَغُوا فَضْلًا من ربكم) Ibn-Abbas añade: "en buscar un favor de vuestro Señor en las estaciones de la peregrinación" تَبْتَغُوا فَضْلًا من ربكم في مواسم الحج. Esta lectura alivia a quienes se avergonzaban de comerciar durante la peregrinación. En el versículo 4,12: 'Si un hombre o una mujer sin un heredero directo ha dejado a un hermano o una hermana, a cada uno de ellos el sexto'. Saad bin Abi Waqqas agrega a esta lectura: 'Si un hombre o una mujer sin heredero directo ha dejado a un hermano o una hermana por parte de madre من أم, a cada uno de ellos el sexto'. Este aumento especifica de qué hermano y hermana se trata. Los puntos de vista de los eruditos difieren sobre estas lecturas. Algunos entre los más recientes estiman que estas lecturas forman parte del Corán. Otros las consideran como interpretaciones, porque los compañeros agregaron elementos al lado del Corán. Con el tiempo, algunos han pensado que esas interpretaciones son lecturas autenticadas por el profeta y transmitidas por sus compañeros. Entre los que sostienen que estas lecturas constituyen una referencia importante en la interpretación del Corán, se encuentre Muyahid, que dijo: "Si hubiera leído la lectura de Ibn Masud antes de preguntarle a Ibn Abbas, no hubiera tenido necesidad de plantearle buena parte de lo que le he preguntado."


Estas lecturas nos dan informaciones importantes sobre la manera de pronunciar el árabe por parte de las diferentes tribus y nos ayudan a comprender el texto coránico que inicialmente estaba sin puntos y sin signos diacríticos. Una de las condiciones del jurista y el exegeta es el conocimiento de las diferentes lecturas, porque, con el conocimiento de la lectura, es posible ponderar ciertas posiciones posibles unas por relación a otras. Aquí se ha mencionado que el exegeta y jurista Ibn Jarir Al-Tabari fue uno de los célebres especialistas en las lecturas. Algunos cuentan que había compuesto una obra en dieciocho volúmenes, en la que mencionaba todas las lecturas, tanto notorias como disputadas, las explicaba y escogía una lectura que no se desviara de las lecturas notorias. Pero esa obra, como tantas otras, no ha llegado hasta nosotros. Anotemos aquí que algunas lecturas conllevan implicaciones jurídicas.



Variantes atribuidas al profeta


Hay algunas de las variantes no incluidas en el Corán que se atribuyen al profeta Mahoma y, por ello, se llaman "las lecturas del profeta". Es extraño, si se considera que el profeta, a los ojos de los musulmanes, es infalible y el primer receptor del Corán. En 2011, la Universidad Rey Saud publicó un libro titulado Las lecturas del profeta, que la bendición y la paz de Dios sean con él. Un estudio basado en los relatos de Mahoma, por la profesora Attia Abu Zayd Mahjub Al -Kashkhi قراءات النبي صلى الله عليه وسلم: دراسة حديثية" ، للأستاذ الدكتور عطية أبو زيد محجوب الكشكي, en el que ha reunido estas variantes y las ha estudiado según el orden del Corán. Estas variantes están recogidas en los márgenes de nuestra edición del Corán. Debido a la importancia de estas variantes, compilamos 100 de ellas, tomadas de la fuente mencionada, pero según el orden cronológico de las suras del Corán.


[Se omite esta larga compilación, en árabe, que se puede consultar en el artículo original.]



Variantes chiíes


Las fuentes en las que nos hemos apoyado son suníes. No hemos encontrado libros chiíes que hablen de variantes. Pero hay un cierto número de versículos que los chiíes leen a su manera. Hemos añadido estas variantes apoyándonos en cuatro libros chiíes, que son estos en orden histórico:


السياري (توفى حوالي عام 899 ميلادي): كتاب القراءات أو التنزيل والتحريف


القمي (توفى عام 919 ميلادي): تفسير القمي. والقمي من أشهر رواة الشيعة وأبرزهم


الكليني (توفي عام 941 ميلادي): الكافي. والكليني يلقب بـ «ثقة الإسلام». وهذا الكتاب يعتبر عند الشيعة الإمامية أحد الكتب الأربعة وأصح الكتب وأكثرها اعتبارًا في الحديث، وهو عندهم بمنزلة صحيح البخاري عند أهل السنة. وقد أخذ الكليني الكثير من تفسير القمي


الطبرسي (توفي عام 1902): فصل الخطاب في إثبات تحريف كتاب رب الأرباب، معتمدين على كتاب احسان إلهي ظهير: الشيعة والقرآن


Hemos dado especial importancia al segundo y tercer libro, porque se consideran obras de referencia entre los chiíes, indicando la fuente en la que nos apoyamos. Hemos recopilado los versículos más importantes en los que hay una diferencia entre los chiíes y los suníes, teniendo en cuenta que las fuentes chiíes modernas ven en esta diferencia una explicación y no una variante, para evitar conflictos con los suníes que los acusan de alterar el Corán.


[Se omite esta recopilación en árabe, que se puede consultar en el artículo original.]


Cabe señalar que los chiíes se atienen a una regla estable:


Allí donde se encuentre "revelado a vosotros" o "revelado por Dios" u otras expresiones similares, creen que se ha suprimido la expresión "con respecto a Alí في علي".

Allí donde aparezca la expresión "han cometido una injusticia ظلموا", se ha suprimido la expresión "en contra de los derechos de la familia de Mahoma آل محمد حقهم".

Allí donde aparezca la expresión "han asociado a أشركوا", se ha suprimido la expresión "en el imanato de Alí".

Allí donde aparezca la palabra "nación أمة", se ha alterado, y su original es "imanes أئمة".


En resumen, se puede decir que los cambios introducidos por los chiíes en el Corán están casi exclusivamente vinculados a la cuestión del imanato, que para ellos es uno de los pilares del islam. Esta es la razón principal por la cual los chiíes acusaron a Utmán de haber alterado el Corán omitiendo el nombre de Ali, así como la razón principal por la cual el Corán acusa a los judíos y los cristianos de haber alterado sus libros es que no  mencionan el nombre de Mahoma. Los chiíes no se contentan con añadir los elementos del imanato de Alí en los versículos del Corán. Interpretan algunos versículos del Corán en favor de este imanato, de manera muy imaginativa (véanse, por ejemplo, las notas a los versículos 85,3 y 15,76).


Para ser justos, debemos subrayar que los chiíes no dicen que todo lo que está indicado en sus libros con respecto a la alteración sea verdadero, pero aceptan de mala gana el Corán de Utmán y consideran que el verdadero Corán, que es el Corán de Alí, será traído por el Mahdi. Al respecto dice Kulayni: "Un hombre leyó a Abu Abdullah [Jafar Sadiq], mientras yo escuchaba, pasajes del Corán, que no corresponden a lo que lee la gente. Abu Abdullah le pidió que se detuviera y leyera como lee la gente hasta que el Mahdi venga con el Corán de Ali". Nimat Allah Al-Jazairi (muerto en 1701), en su libro Al-Anwar Al-Numaniyyah, dice: "Si preguntas cómo se permite leer ese Corán a pesar de las alteraciones que ha sufrido, yo te respondo: se informó en Al-Akhbar que pidieron a sus partidarios que leyeran el Corán existente, en el rezo y otras ocasiones, y que actuaran según sus normas hasta que apareciese Mawlana. En ese momento, este Corán será retirado al cielo, y hará salir el Corán escrito por Alí para que se lea y se aplique". El erudito Adnan Al-Bahrani dice: "La exhortación de los imanes a leer el Corán no contradice las alteraciones que ha sufrido. ¿No veis que han exhortado a imitar a los imanes perversos y descreídos de los suníes, a acompañar sus funerales, a socorrer a sus ahogados, a comer con ellos y ganárselos a pesar del hecho de que son unos descreídos según el Corán y la sunna?". Es inútil multiplicar aquí las citas que van en este sentido.


Como recordatorio, en el texto coránico y en las notas a pie de página, hemos señalado las variantes con números no precedidos por letras. Cuando la variante es específica de los chiíes, le anteponemos en las notas la frase "variante chií". Si la interpretación es específica de los chiíes, le anteponemos en las notas la frase "interpretación chií". En caso de que no esté claro si se trata de una variante o una interpretación, le anteponemos en las notas la frase "variante o interpretación chií".



Variantes no exhaustivas


Hay que advertir que las variantes mencionadas en las notas de nuestro libro no son exhaustivas. Por ejemplo, no tomamos en cuenta las diferentes lecturas encontradas en los manuscritos del Corán atribuidos erróneamente al califa Utmán, escritos muchos años después de su muerte. No existen copias del Corán que Utmán habría hecho escribir y enviar a diferentes provincias. Los manuscritos atribuidos erróneamente a Utmán están incompletos y contienen diferencias entre sí, sin hablar de los manuscritos del Corán que se han encontrado en Saná (Yemen), cuya mayor parte siguen siendo aún inaccesibles por razones desconocidas, y que no serán útiles a los investigadores hasta dentro de muchos años. Igualmente hemos evitado mencionar las variantes de las escuelas filosóficas, como los mutazilíes, los batiníes y los acharíes, que son numerosas, aunque nos referimos a algunas de ellas en las notas a pie de página (véase, por ejemplo, la nota del versículo 4,164). No queríamos entrar en detalles sobre lo que los juristas y los intérpretes consideran lecturas recurrentes y lecturas anormales. No se trata aquí de hacer un libro sobre las diferentes lecturas, sino de llamar la atención del lector sobre las más importantes, a partir de las cuales podrá ampliar su estudio si lo desea. En este libro, nos  apoyamos en el texto del Corán según la lectura de Hafs, difundido en Egipto y en muchos otros países islámicos. Señalamos aquí que los estudiosos de los hadices no se fían de los hadices de Hafs, a quien califican de mentiroso. Entonces, ¿cómo podemos fiarnos de su lectura del Corán? Algunos responden a esto diciendo que no hay contradicción entre su falta de fiabilidad en el campo de los relatos de Mahoma y su lectura del Corán. Un hombre puede emplear toda su energía, sus esfuerzos y sus intereses en un campo determinado, pero ser como cualquier otra persona en otro campo.


Este trabajo no pretende sembrar la discordia entre suníes y chiíes. Los propios juristas suníes admiten la existencia de variantes que afectan a más de la mitad de los versículos del Corán, y reconocen igualmente que se ha perdido una gran cantidad de versículos del Corán (por razones especulativas, inaceptables para el investigador). Y eso que se ha perdido puede alcanzar las dos terceras partes del tamaño del actual Corán de Utmán. Los chiíes y los suníes deben aceptar el hecho de que el Corán que tenemos es una acumulación de informaciones que se han recopilado al azar, lo cual hace que el Corán se parezca más a un borrador que a un libro. En lugar de pelearse a propósito de las alteraciones sufridas por el Corán, los chiíes y los suníes deberían mirar el Corán con una visión histórica más que ideológica, tal como miramos hoy el libro de Las mil y una noches, del que tenemos diferentes ediciones sin que esto cause ningún conflicto.



FUENTE



 RELACIONADO


Errores lingüísticos en el Corán. 11. El corte defectuoso de los versículos y la ausencia de puntuación moderna



Errores lingüísticos en el Corán. 10. La dislocación de versículos del Corán



Errores lingüísticos en el Corán. 9. Las lagunas del Corán y la teoría de la omisión y la estimación



Errores lingüísticos en el Corán. 8. La repetición, la dispersión y la redundancia



Errores lingüísticos en el Corán. 7. Las contradicciones del Corán



Errores lingüísticos en el Corán. 6. Los errores gramaticales, o enálage



Errores lingüísticos en el Corán. 5. La permutación defectuosa de los elementos del discurso



Errores lingüísticos en el Corán. 4. El uso de palabras inapropiadas, y la teoría de la inclusión



Errores lingüísticos en el Corán. 3. Las variantes, o todo es bronca para los árabes



Errores lingüísticos en el Corán. 2. Las faltas de ortografía, o el Alzheimer de Dios



Errores lingüísticos en el Corán. 1. La ambigüedad, o cuando Dios habla en chino



Errores lingüísticos en el Corán