ESTUDIOS


Friedrich Nietzsche: ¿filósofo o ‘idiota vicioso’?

SAMI ALDEEB · TEXTO




Leí el libro de Friedrich Nietzsche (1844-1900) Así habló Zaratustra, en árabe, a la edad de 14 años, cuando era estudiante en el seminario en Beit Jala (Palestina). El libro se encuentra disponible en árabe en este enlace de Internet. Lo he vuelto a leer este año, en francés. Este libro se considera como el más importante de Nietzsche, a quien algunos califican de filósofo, mientras que otros lo consideran como un "idiota vicioso". Tal es la opinión del profesor Mohamed Mzoughi en su libro en árabe Desembarazarse de Nietzsche, publicado por la editorial marroquí Afrique Orient en 2018.


De hecho, no presté mucha atención a Nietzsche. Todo lo que su libro Así habló Zaratustra dejó en mi imaginación es que su autor parecía un enfermo mental. En aquellos años, yo no sabía que padeció locura y que murió loco en 1900. (Los que estén interesados ​​en una breve biografía suya pueden buscarla en la Wikipedia.)


Pero, ¿por qué Mzoughi llama a Nietzsche "idiota vicioso"? Esto es lo que trato de explicar al presentar aquí el libro mencionado.


He presentado ya otros dos libros de Mzoughi, mediante escritos en Al-Hiwar al-mutamaddin y con un vídeo en mi canal de YouTube.

Égarement des religions [Extravío de las religiones].

— Pierre Bayle: Mahomet. Extrait du Dictionnaire historique et critique, texto en francés y traducción al árabe por Mzoughi


También he publicado un diálogo con él acerca de su biografía, sus actividades y proyectos futuros:


Me ha llamado la atención el hecho de que Mzoughi haya escrito tres libros en árabe para exponer críticamente el pensamiento de Nietzsche, a saber:


Nietzsche, Heidegger y Foucault, deconstrucción y crítica. Dar Al-Maarefa, Túnez, 2004.

Nietzsche y la filosofía. Maison Karim Cherif, Túnez, 2010.

Desembarazarse de Nietzsche. Editorial Afrique Orient, 2018.


Me sorprendió su interés por Nietzsche. Y fue la ocasión para ampliar mis conocimientos. Así que decidí leer su último libro para presentároslo. Antes de empezar a leerlo, le planteé las dos preguntas siguientes:


Pregunta: ¿Qué le movió a escribir sobre Nietzsche?


Respuesta de Mzoughi: Yo era un fanático de Nietzsche, como todos los jóvenes del norte de África. No hablábamos más que de Nietzsche, de sus ideas y sus intérpretes franceses. Incluso aprendíamos de memoria sus expresiones. Recuerdo, de cuando comenzaba filosofía, una célebre frase de Nietzsche en el libro Así habló Zaratustra, repetida por muchos estudiantes de filosofía:


"Necesito compañeros, compañeros vivos, no compañeros muertos y cadáveres que llevo conmigo adonde quiero. Necesito compañeros vivos que me sigan, porque quieren seguirse a sí mismos dondequiera que yo vaya."


Estas son palabras que parecen liberadoras a primera vista, y es posible que la persona que las dice crea en la capacidad del hombre para romper sus cadenas y liberarse. Sin embargo, más tarde, después de un cuidadoso estudio y examen, me di cuenta de que Nietzsche atribuía esa liberación a una clase de personas, una pequeña minoría, es decir, a la élite aristocrática. En cuanto a la mayor parte de la humanidad, su deber es permanecer en un estado inferior, incluso en plena servidumbre. Después de haber comprendido los peligros de los pensamientos de este idiota y haberme desembarazado de ellos, comencé a escribir sobre él. Así, publiqué mi primer texto en la revista siria Al-Nahj (que era supervisada por un comité de redacción compuesto por Samir Amin, Tayeb Tabazini, Sadiq Jalal Al-Azm, Mahmud Amin Al-'Alim y Nasr Hamed Abu Zayd). El título del artículo era: "Friedrich Nietzsche, la filología del futuro y el futuro de la filosofía" (nº 37, invierno 2004, pp. 28-82). Me sorprendía la cantidad de sofismas desplegados por Foucault y Deleuze, sobre todo en las interpretaciones de la inocencia de los textos de Nietzsche, que rebosan racismo, violencia y locura.


Pregunta: ¿Usted estudió a Nietzsche en la universidad y lo enseñó a sus estudiantes?


Respuesta: Estudié a Nietzsche en la Universidad Gregoriana de Roma, en historia de la filosofía moderna. Pero enseñé filosofía griega y árabe en el Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islamología (PISAI) en Roma. Platón, Aristóteles, el estoicismo, etc. Y los textos de los filósofos árabes: Al-Kindi, Al-Farabi, Ibn Sina [Avicena], Ibn Rushd [Averroes], Ibn Bayya [Avempace], etc.


***


Volvamos ahora al libro de Mzoughi, Desembarazarse de Nietzsche.


No soy especialista en el pensamiento de Nietzsche, y mi papel se limita a presentar fielmente el libro de Mzoughi, sin juzgar la validez de sus análisis, de los que él es el único responsable. Para verificar todos los textos y análisis contenidos en el libro, el lector necesitaría varios meses.


El libro, de 384 páginas, fue publicado por la editorial Afrique Orient, en 2018. Está disponible de forma gratuita en Internet.


En su presentación del pensamiento de Nietzsche, Mzoughi sigue el método de Pierre Bayle en su libro: Mahomet: Extrait du Dictionnaire historique et critique, que tradujo al árabe y que ya he presentado a mis lectores. El libro comienza con unos párrafos que resumen su contenido desde la página 5 a la página 17. Luego desarrolla estos párrafos desde la página 17 a la página 378. El libro termina con una amplia bibliografía que incluye las obras de Nietzsche traducidas al árabe, las obras de Nietzsche en alemán, las fuentes en árabe o traducidas al árabe y las fuentes en lenguas extranjeras.


Ya he señalado que, en su presentación del pensamiento de Nietzsche, Mzoughi sigue el método de Pierre Bayle (que es peculiar), pero el contenido del libro de Mzoughi podría dividirse en tres partes.


— En la primera parte, Mzoughi revisa las posiciones escabrosas de Nietzsche sobre cuya base lo describe como un "idiota vicioso" (p. 56), citando al escritor ruso Tolstoi, quien se sorprende de que los alemanes "estén prendados de un (folletinista) coqueto, como Nietzsche. Este hombre no fue jamás filósofo. No tiene la voluntad sincera de buscar y decir la verdad ... No obstante, admitamos que Nietzsche tiene brillantes expresiones; bueno, eso no es más que el atributo de folletinista, que no le permite hacerse un sitio junto a los grandes pensadores y educadores de la humanidad" (p. 283). Entre estas posiciones escabrosas, están aquellas que degradan a las mujeres, apoyan la mutilación genital femenina, exigen la eliminación de los enfermos, los discapacitados y los mendigos, apoyan la esclavitud, condenan la benevolencia hacia los débiles, preconizan la violencia, el terrorismo y las guerras, apoyan a los tiranos y rechazan la educación del público en general.


— En la segunda parte, Mzoughi refuta la opinión de quienes consideran a Nietzsche como filósofo. Es el caso de franceses como Paul Ricoeur, Gilles Deleuze y Michel Foucault; de italianos como Benito Mussolini y Gianni Vattimo; y de árabes como Fathi Al-Maskini, Muhammad Al-Sheikh, Muhammad Andalusi, Abdul-Salam bin Abdul-Ali, Fawzia Dhaifallah y Edward Said


— En la tercera parte, Mzoughi compara las posiciones del derecho musulmán y las de Nietzsche. Estima que "los libros de Nietzsche son el caldo de cultivo de las atrocidades y las divagaciones más repugnantes del mundo, como si fueran un espejo que refleja todo lo producido por la herencia islámica, desde el texto fundacional (el Corán) hasta las obras de jurisprudencia, tanto suníes como chiíes" (p. 316).





FUENTE