ESTUDIOS



Etapas de la islamización

WALEED AL-HUSSEINI · TEXTO · AUDIO



El siguiente análisis de cómo el islam progresa en el interior de otra cultura está inspirado en el libro de Peter Hammond: Esclavitud, terrorismo, islam. Las raíces históricas y la amenaza contemporánea.


Independientemente de la fuente de este análisis, sus conclusiones están respaldadas histórica y empíricamente. Como escribió George Santayana: "Aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla". Con respecto al islam, no debemos mirar hacia atrás cientos de años para aprender de la historia. Todo lo que necesitamos es mirar lo que ha sucedido en Gran Bretaña durante las últimas tres décadas.


El islam no es una religión o un culto. Es un sistema completo, absoluto.

El islam tiene componentes religiosos, legales, políticos, económicos y militares.

El componente religioso es un enganche para los otros componentes.

La islamización se produce cuando los musulmanes en un país son lo bastante numerosos como para agitarse y reclamar sus pretendidos "derechos religiosos".

Cuando las sociedades políticamente correctas y culturalmente diversas están de acuerdo con las demandas musulmanas "razonables" referentes a sus "derechos religiosos", también se comprometen con los otros componentes, por añadidura.


Veamos cómo funciona esto (para los porcentajes, la fuente es: CIA, The world fact book (2007).


- Mientras que la población musulmana permanezca alrededor del 1% en cualquier país, serán considerados como una minoría amante de la paz y no como una amenaza para nadie. De hecho, se pueden describir en artículos y películas, trivialmente, como "de color".


          Estados Unidos - musulmanes 1,0%

          Australia - musulmanes 1,5%

          Canadá - musulmanes 1,9%

          China - musulmanes 1% -2%

          Italia - musulmanes 1,5%

          Noruega - musulmanes 1,8%


- Con un 2% y un 3%, comienzan a convertir a otras minorías étnicas y a grupos de descontentos, con reclutamiento esencial en las cárceles y entre las pandillas de barrio:


          Dinamarca - musulmanes 2%

          Alemania - musulmanes 3,7%

          Reino Unido - musulmanes 2,7%

          España - musulmanes 4%

          Tailandia - los musulmanes 4,6%


- A partir del 5%, ejercen una influencia desproporcionada, en comparación con su porcentaje en la población. Impulsarán la introducción de alimentos halal (preparados de acuerdo con las normas del islam), asegurándose de que las tareas de preparación de alimentos halal se atribuyan a los musulmanes. Aumentarán la presión sobre las cadenas de supermercados para encontrarlos en sus estantes, con amenazas en clave, si no lo cumplen (en Estados Unidos).


          Francia - musulmanes 8%

          Filipinas - musulmanes 5%

          Suecia - musulmanes 5%

          Suiza - musulmanes 4,3%

          Países Bajos - Musulmán 5,5%

          Trinidad y Tobago - Musulmán 5,8%


En este umbral, se esforzarán por obtener gobierno en el lugar, que les permitan administrarse a sí mismos bajo la charía, bajo la ley islámica. El objetivo final del islam no es convertir al mundo, sino imponer la ley de la charía en el mundo entero.


- Cuando los musulmanes alcancen el 10% de la población, aumentarán la anarquía como medio para quejarse de sus condiciones (París: automóviles ardiendo). Cualquier acción de un no musulmán que ofenda al islam tendrá como consecuencia levantamientos y amenazas (el caso de las caricaturas en los Países Bajos).


          Guyana - musulmanes 10%

          India - musulmanes 13,4%

          Kenia - musulmanes 10%

          Rusia - musulmanes 10-15%


- Por encima del 20%, cabe esperar disturbios desencadenados por nada, formación de milicias de la yihad, masacres ocasionales e incendios de iglesias y sinagogas:


          Etiopía - musulmanes 32,8%


- Con el 40%, encontraremos frecuentes masacres, ataques continuos por parte de terroristas y la guerra continua de las milicias:


          Bosnia - musulmanes 40%

          Chad - musulmanes 53,1%

          Líbano - musulmanes 59,7%


- A partir del 60%, podemos esperar la persecución deliberada de los no creyentes y de las otras religiones, la limpieza étnica esporádica (genocidio), la utilización de la ley de la charía como arma y la yizia, el impuesto que grava a los infieles:


          Albania - musulmanes 70%

          Malasia - musulmanes 60,4%

          Qatar - musulmanes 77,5%

          Sudán - musulmanes 70%


- Por encima del 80%, el Estado se encarga de la limpieza étnica y el genocidio de los no musulmanes:


          Bangladesh - musulmanes 83%

          Egipto - musulmanes 90%

          Gaza - musulmanes 98,7%

          Indonesia - musulmanes 86,1%

          Irán - musulmanes 98%

          Irak - musulmanes 97%

          Jordania - musulmanes 92%

          Marruecos - musulmanes 98,7%

          Pakistán - musulmanes 97%

          Siria - musulmanes 90%

          Tayikistán - musulmanes 90%

          Turquía - musulmanes 99,8%

          Emiratos Árabes Unidos - musulmanes 96%


- El 100% activará la "paz de Dar-al-Islam" (de la Tierra del islam). Una paz que se supone, porque todos y cada uno son musulmanes:


          Afganistán - musulmanes 100%

          Arabia Saudita - musulmanes 100%

          Somalia - Musulmana 100%

          Yemen - musulmanes 99,9%


Naturalmente, ese no es el caso. Para satisfacer su deseo de sangre, los musulmanes comienzan entonces a matarse unos a otros por una multitud de razones.


"Antes de tener nueve años, había aprendido la regla básica de la vida árabe. Era yo contra mi hermano, mi hermano y yo contra nuestro padre, mi familia contra mis primos y el clan, el clan contra la tribu, y la tribu contra el mundo y todos nosotros contra el infiel" (Leon Uris, El peregrino).


Es bueno recordar que en muchos, muchos países, como Francia, las poblaciones musulmanas están concentradas en guetos basados en su pertenencia étnica. Los musulmanes no se integran en la comunidad en su conjunto. Por consiguiente, ejercen más poder del que parecería indicar su porcentaje nacional.



FUENTE