NOTICIAS



Informar sobre la persecución musulmana de cristianos ofende las "normas" de Facebook

RAYMOND IBRAHIM · 5-11-2021







Informar sobre la horrible persecución que experimentan las minorías cristianas en el mundo musulmán es una ofensa "punible" para Facebook, ya que ese tema cae bajo la censura de los "estándares" del gigante de las redes sociales.


Esto es lo que me comunicaron cuando inicié sesión en mi cuenta de Facebook hace unos días. Apareció un cuadro que decía: "Esta publicación va contra los estándares de nuestra comunidad", seguido de "Solo usted puede ver esta publicación porque va contra nuestras normas", con un enlace a la publicación "ofensiva". Luego estuve bloqueado durante 24 horas.


El artículo problemático en cuestión, que había publicado en línea y compartido en Facebook el 15 de febrero de 2021, hacía ocho meses, se titula "Una nueva película conmemora a 21 mártires cristianos coptos". En él, se hacía referencia a cómo se estaba haciendo una película en árabe sobre los 21 cristianos egipcios asesinados salvajemente por el Estado Islámico en Libia, en 2015.


Sin duda, estoy acostumbrado a otras tácticas de Facebook, y soy destinatario habitual de ellas, especialmente la "condena a la sombra": hacer que mis publicaciones aparezcan en directo para mí, pero que nadie o solo unos pocos puedan verlas. Esto lo sé porque he recibido muchísimos mensajes a lo largo de los años de usuarios de Facebook que me dicen: "¿Cómo es que no has publicado nada en meses?", aunque subo unas tres o cuatro publicaciones cada semana. Otros me envían mensajes con regularidad diciendo cosas como "Facebook ha desconectado el botón 'Compartir' en el menú superior de tu página" (de un mensaje del 27/10/2021).


Entonces, ¿qué tiene ese artículo en particular que hizo que fuera prohibido, ocho meses después de su primera aparición en Facebook, y que yo fuera "castigado"? Si se trata de la imagen que lleva, que no es tan gráfica, Facebook podría haber hecho lo que hizo con otros de mis artículos: conservar la publicación, pero eliminar la imagen. Además de mencionar la película, el artículo resume la ejecución de 2015, cita las opiniones de algunos familiares sobre la película que se realiza y termina mencionando que se ha erigido un monumento a los 21 mártires cristianos en la aldea egipcia de El Our, de donde eran varios de ellos.


El siguiente extracto de ese artículo es lo único que puedo pensar que podría haber molestado en concreto a Facebook (aunque es 100% verdad):


"Vale la pena recordar que, en el momento de su secuestro y posterior asesinato, los medios occidentales estuvieron completamente ausentes. De hecho, antes de que apareciera el vídeo, la BBC había informado falsamente de que la mayoría de los coptos masacrados habían sido "liberados". (Eso de restar importancia a la persecución musulmana contra los cristianos no es infrecuente en la BBC.)


Casi al mismo tiempo que se eliminaba ese artículo de Facebook, el 15 de octubre de 2021, apareció el siguiente comentario en otro artículo mucho más reciente en mi sitio web, también sobre la persecución musulmana contra los cristianos en Egipto:


"He compartido este artículo en Facebook y Facebook lo ha eliminado diciendo que viola los 'estándares de la comunidad', sin dar más explicaciones."


Este artículo, titulado "Un edificio cristiano copto demolido abruptamente en Egipto", no hacía más que resumir lo que expone un informe en árabe sobre cómo las minorías cristianas en una aldea egipcia, debido a que se les prohibió tener una iglesia, decidieron construir un salón comunitario para celebrar las bodas y los funerales. Hasta esto se consideró ofensivo para la sensibilidad musulmana, de modo que las autoridades llegaron de repente, lo derribaron y golpearon y arrestaron a los cristianos. Todo lo relacionado con este relato también es 100% verdad.


Entonces, ¿qué pasa si no se cumple con los "estándares" de Facebook?


La única conclusión es que, no contento con condenar a la sombra los artículos sobre la brutal persecución que sufren los cristianos a manos de los musulmanes, Facebook ahora los está excluyendo abiertamente y de forma más agresiva.


Además, hay motivos para creer que las acciones de Facebook están motivadas, al menos en parte, por entidades extranjeras. Al ver que los dos artículos "tachados" trataban de la persecución contra los cristianos egipcios, los coptos, me puse en contacto con Coptic Solidarity, para ver si habían tenido experiencias similares. Su directora, Lindsay Vessey, me respondió diciendo:


"Numerosos países, incluyendo Egipto, emplean grandes equipos cibernéticos para marcar los contenidos críticos con su dirigente/gobierno. Esto significa que la información sobre violaciones de derechos humanos en países como China, Arabia Saudí y Egipto puede bloquearse, y tener repercusiones para el propietario de la cuenta. Facebook necesita contratar personas que no solo tengan habilidad lingüística para revisar las publicaciones, sino que puedan mantener la neutralidad profesional y distinguir entre los contenidos abusivos y la crítica legítima de los abusos contra los derechos humanos. A mi colega Faith McDonnell, que es un titán en el ámbito de la defensa de la libertad religiosa, le cerraron su cuenta de Facebook sin previo aviso, simplemente por publicar una imagen de los mártires coptos en la playa de Libia. Su cuenta solo se restableció después de una publicidad negativa sustancial frente a Facebook."


Facebook, vale la pena añadir, no es el único entre los "gigantes tecnológicos" que suprime la información sobre la persecución musulmana contra los cristianos: Youtube censuró mi vídeo de Prager U sobre ese tema exactamente. También una vez me "castigó" por compartir un vídeo que hizo el Estado Islámico de sus miembros destruyendo cruces y profanando iglesias en Siria y en Irak, a pesar de que ese vídeo no era "gráfico" (mostraba edificios y cruces, solo objetos inanimados) y estaba volviéndose viral en el mundo árabe. En cuanto a Google, donde antes sus resultados de búsqueda en temas relacionados con el islam habría mostrado muchos de mis artículos en la primera página, ahora tienden a ser invisibles, enterrados bajo una montaña de información irrelevante, si es que no falsa.


Todo esto es un recordatorio de por qué se necesita urgentemente una alternativa (que podría llegar quizá por cortesía del hombre más excluido del mundo de las redes sociales y los motores de búsqueda, Donald Trump): una de sus empresas anunció recientemente un plan "para crear un rival al consorcio de medios izquierdistas y luchar contra las empresas de 'Big Tech' de Silicon Valley, que están utilizando su poder unilateral para silenciar las voces opositoras en Estados Unidos".


Nadie puede dudar que existe esa represión, al igual que nadie –excepto aquellos que se benefician de la supresión de la verdad– puede querer que continúe una censura tan desenfrenada de información tan necesaria.


FUENTE